martes, 23 de diciembre de 2008

El Ayuntamiento más endeudado de toda España

Si a alguno de nosotros nos llegara un día una carta del banco diciendo que debemos 7.200 millones de euros podrían pasar dos cosas: o que nos diera un infarto o que nos pasáramos media tarde en el servicio. Aún no está muy claro cuál de las dos opciones ha sido la que ha sufrido Gallardón en sus carnes, pero el caso es que según hizo público ayer el Ayuntamiento tal es la cantidad a la que asciende la deuda del consistorio al finalizar el año. Una déficit que es seis veces mayor que el que encontró el actual alcalde cuando relevó a José María Álvarez del Manzano en el cargo y que confirman a Madrid como la ciudad más endeudada de España.

El pasado mes de septiembre ya se conocieron las primeras pruebas de que algo no iba bien en las arcas de la capital. Al finalizar el verano, el Ayuntamiento anunció la paralización de decenas de obras relacionadas con la remodelación de calles y la instalación de escuelas infantiles y equipamientos culturales y deportivos. Por aquél entonces Gallardón reconoció que la situacíón económica de la capital era peor de la que se esperaba y que por ello debía renunciar a acometer decenas de proyectos. Sólo se comprometió a dejar intactas las obras del Proyecto Madrid Río, la reforma del Eje Prado-Recoletos y todas aquellas inversiones que tuvieran que ver con la candidatura olímpica de 2016.

Pero, ¿es sólo culpa del Ayuntamiento que los madrileños configuremos la ciudad con más cobradores del frac a la espalda de todo el país? Opiniones hay para todos los gustos, pero hay un par de datos que exculpan parcialmente a Gallardón. El primero sería el modelo actual de financiación de los ayuntamientos, que hace que de todos los impuestos anuales que pagan los madrileños el consistorio sólo reciba el 6,2%. Ello supone que de 8.138 euros de tributos que los habitantes de la capital pagan de media cada año, sólo 504 euros van a parar a las arcas matritenses. El dinero restante se reparte entre la Administración central (60%) y la Comunidad de Madrid (34%). Además, el segundo dato apunta a que el Estado da 400 millones de euros más a Barcelona que a Madrid (130 euros más por habitante), una ayuda que no nos vendría nada mal.

Y entonces ¿Qué hacer para reducir la deuda pública? Ay amigo... creo que ambos sabemos la respuesta. El Ayuntamiento de Madrid se dispone a subir por lo menos cinco de los impuestos locales y se sacará de la chistera al menos otro más para 2009. Se trata del nuevo impuesto de recogida de basuras, por el que cada familia tendrá que pagar 59 euros cada año. Una tasa que ha sido creada al uso para luchar contra la crisis porque, al contrario que otras como el IBI, la luz o el gas, que juegan con cifras variables, el Ayuntamiento se asegura con él que cada familia pague 10.000 cucas extra poniendo como excusa un servicio al que nadie puede renunciar... a no ser que empecemos a jugar a ser Nápoles.

Pero, además de pagar por no tener que vivir entre mierda durante un año, los madrileños vamos a tener que rascarnos el bolsillo en otros muchos terrenos. El impuesto sobre vehículos subirá un 4,5%, por lo que tener un coche en Madrid supondrá pagar a los amigos de Cibeles 136,9 euros en 2009. Además la factura del Canal de Isabel II subirá un 2,4%, y el Impuesto de Bienes Inmuebles un 12%. Aunque lo peor puede venir de la mano de los parquímetros.

El Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) es uno de los pasteles más apetitosos en los presupuestos del Ayuntamiento. Sin embargo, al contrario de lo que muchos piensan, no lo es por el hecho en sí de tener que pagar por aparcar en zona azul. No, de hecho el servicio en sí dará 15 millones de euros de pérdidas al finalizar el año, dado que lo que pagan los madrileños motorizados por dejar el coche un par de horitas en el centro no da ni para hacer frente a la instalación y reparación de parquímetros ni para abonar los sueldos de los jamesbones que apatrullan la zona azul.

Entonces ¿Cómo es rentable el SER? Pues, básicamente, por esa naturaleza española de tendencia a pasarse por el forro las reglas/leyes/policías/autoridad que hace que ni Perry Mason ponga el tiquecito de la zona azul cuando deja el coche aparcado. Aunque se desconoce el dinero exacto que percibe el Ayuntamiento por las multas del SER, lo que sí se sabe es que en este año se registraron más de cuatro millones de sanciones. Luego si tenemos en cuenta que la multa media por aparcar indebidamente en zona azul es de 90 euros, estamos hablando de 360 millones de euros anuales. Ahí es nada.

Bueno, pues el caso es que los parquímetros támbién se encarecen. A partir de 2009 las nuevas tarifas diferenciarán entre aparcar en zona azul en hora punta, que será un 6,4% más caro de lo que es ahora, y en hora valle, que costará un 3,9% más. Además, cuidadito con pasarse de chulo y que la grúa se te lleve el coche porque para recupararlo deberás pagar 145,1 euros, un 4,5% más de lo que vale ahora.

Para evitar caer en la tentación de aparcar en zona azul de forma indebida, moverse en transporte público podría ser una buena opción si no fuera porque los taxis han revisado un 6% al alza sus tarifas y la Comunidad encarecerá un 5,75% el metro y el autobús. El próximo año el abono A costará 46 euros, y el metrobús 7,4 euros. O sea, que en el año que entra la cuesta de enero será mejor subirla a pie.

2 comentarios:

Scaramouche dijo...

Si me hubieran dejado a mi bola en el casino de Punta Cana, creo que hubiera llegado a igualar la deuda...

Víctor dijo...

Lo de que sigue adelante con el proyecto Río, ejem... Yo vivo al lado del Manzanares (en una casa ¿eh?) y te aseguro que desde que abrieron el tunel de la M, perdón, calle 30, no se ha visto ni un albañil por ahí. Vamos que seguir, seguirá el proyecto del Río, pero sobre la mesa de su despacho, mientras el mira pa otro lado, quizás a la Cibeles.